3 ago. 2010

Guía de uso del caldero mágico

En el post anterior ya mencioné la evolución de este accesorio para inventar y escribir historias. El modelo actual tiene su origen en los trabajos de Antonio Rodríguez Almodóvar sobre la estructura del cuento maravilloso de origen hispánico. Claro que en su presentación también se adivinan las ideas de Vladimir Propp.

El caldero mágico se formuló como una estrategia para inventar y escribir cuentos de una manera totalmente libre, con escasas restricciones. Sus distintos componentes son de elección voluntaria; excepto la existencia obligada de un protagonista (el héroe o la heroína), todo lo demás depende de la opinión de los niños. Pero, en realidad, ¿cómo hacen?, ¿cómo pueden inventar historias semejantes a las de los antiguos cuentos? De entrada, el proceso creativo y de invención se divide en tres fases.

El caldero mágico

1ª FASE: A partir de una consigna de trabajo concreta, revisan con atención todos los componentes o ingredientes del caldero, y también su ordenamiento prefijado. Después, los seleccionan, y caracterizan cada componente elegido, teniendo en cuenta que cada uno admite múltiples significados. Por ejemplo, el héroe podía ser un animal marino, un extraterrestre, la heroína de cualquier cuento o una niña morena. Este procedimiento continuará del mismo modo con cada una de las partes del caldero. Pero hay que intentar que esa caracterización sea clarificadora y básica al mismo tiempo. Las actividades que se originan serán muy diversas: lecturas, utilización de ideas colectivas, búsqueda de vocabulario, empleo de mapas conceptuales, etc. Y, sobre todo, debe hacerse uso de un ingrediente extra, que se recomienda con mucha insistencia: imaginación a granel.

2ª FASE: Al alcanzar esta fase, ya tiene que haber una relación ordenada de los componentes de la historia. Se iniciará entonces la elaboración del relato. El empleo de guiones o borradores de escritura es un elemento indispensable para esta fase de producción textual. Pueden ser relatos individuales o cooperativos, pero estimulando en todo momento el intercambio constante de ideas entre los niños y niñas: hablar, dialogar, discutir, descubrir soluciones y escribir. Como la escritura juega con el azar, en esta fase también podían nacer nuevas contribuciones para el cuento. En ese caso, simplemente se aceptan. Además, cobran gran importancia otros dos ingredientes extras: imaginación y fantasía.

3ª FASE: Finalmente, la historia inventada entrará en el momento de la edición, para su posterior lectura en el aula. Por esa razón, el texto escrito, después de su corrección, se pasa a limpio empleando diversas técnicas y materiales, y recordando aspectos concretos de la composición escrita: ortografía, claridad, sentido textual, etc. El ingrediente extra más solicitado en esta fase es, sin ninguna duda, la creatividad.

A pesar de que las funciones estructurales del cuento popular son el principal componente de este caldero mágico, acepta otros muchos materiales. Todo dependerá de nuestra propia capacidad. Los niños, con el conjunto de palabras que ya conocen, y con las que aprenden en la escuela y con los amigos, pueden inventar infinidad de narraciones. En palabras del escritor Joan Manuel Gisbert, esas historias duermen en el fondo de su propia cabeza, que es la verdadera máquina de fabricar cuentos, y que no tiene más límites que los deseos de cada uno de ponerla en funcionamiento...

5 comentarios:

Tramos Romero dijo...

FANTASTICO, que manera tan genial de enseñar y facil de comprender.
Todo un maestro, bravo

Me quedo de seguidora, hasta que algun día vuelvas, y tambien para añadirte a mi blog y aprender de cuanto hayas publicado

Besos muchos ♥♥♥

Mario Aller dijo...

Me pregunto cómo habrás sabido que ya no estoy, que me he marchado... Por tu interés, debo decirte que no creo que vuelva, aunque no lo puedo asegurar; pero Contomundi seguirá aquí, en la memoria. Tal vez vuelva a aparecer en otro blog. De momento, todavía no ha nacido.

Gracias por tu comentario.
Saludos

Angela Isabel Roncallo Salcedo dijo...

Es una forma facil, interesante y creativa de acercar a los niños a la escritura de cuentos, para hacerlos sentir como los grandes escritores. Gracias por compartir.

Angela Isabel Roncallo Salcedo dijo...

Creo que hasta se puede elaborar un gran cladero magico de donde se saquen los diferentes "accesorios" para crear las historias.

Mario Aller dijo...

Gracias, Ángela, por tus comentarios. Creo que las historias sabrán cómo recompensarte... Saludos :-)

Related Posts with Thumbnails